Deportes

enas_deportes

En esta sección: 10 razones …
Cambios hormonales por la práctica de deportes.
Importancia del deporte y juego: Empresas y UNICEF.

caso: Hockey Social  (información desde la imagen)

- – - -

10 razones por las que niños y adolescentes deben hacer deporte

1. La práctica habitual de ejercicio físico moderado contribuye al mantenimiento de un buen estado general de salud y ayuda a estar bien, sentirse sano y tener vitalidad, facilitando el buen funcionamiento de los diferentes órganos y sistemas del cuerpo.
Con su práctica habitual se entrena el corazón, el sistema respiratorio, óseo y sanguíneo y se favorece el mantenimiento de un buen estado de ánimo, más fuerte para afrontar los problemas y contratiempos del día a día.

2. Como herramienta en el ámbito de la prevención, el ejercicio físico diario moderado ayuda a prevenir el sobrepeso y la obesidad, también en el caso de los niños y de los adolescentes. Se considera fundamental evitar el sedentarismo y fomentar la realización de los trayectos cortos, caminando o paseando.

3. El ejercicio físico moderado puede ayudarnos a descansar y conseguir una mejor calidad del sueño. Favorece la relajación y la descarga de la tensión y nervios que a menudo acumulan entre semana, tanto los adultos como los niños y los adolescentes. Descansar, por lo tanto no tiene porque ser solo sinónimo de tardes de sofá; cambiar de actividad, introduciendo algún deporte, ayuda al descanso físico y psicológico.

4. Los niños a través del deporte pueden darse cuenta del valor y de las recompensas del esfuerzo continuo y del entrenamiento a medio y largo plazo.

5. Aprenden que conseguir objetivos requiere una etapa de aprendizaje, sacrificios y esfuerzo, y se les ayuda a entender que no todo es inmediato, ni fácil de conseguir. Aprenden también que hay batallas que se pierden, y hay que ser fuerte para poder afrontarlo y conocen de primera mano el buen sabor de los triunfos conseguidos. Es una manera de ayudar a los niños que tienen poca tolerancia a la frustración

6. Los deportes en equipo fomentan la socialización y ayudan al niño a compartir triunfos y derrotas y a disfrutar de los sentimientos intrínsecos a formar parte de un equipo, a ganar y a perder y ayudarse en equipo para conseguir un objetivo común.

7. Con la práctica de ejercicio físico con la familia y los amigos se enseña a los niños una forma de divertirse y pasarlo bien, una alternativa más al amplio abanico de posibilidades de ocio.
El deporte ofrece la posibilidad de introducir a los niños a los adolescentes en una alternativa de ocio sana, que pueden compartir con la familia y también con los amigos.
Sobretodo durante la infancia, el ocio deportivo puede ser un punto de encuentro más entre padres e hijos, que pueden sentirse orgullosos por compartir aficiones con sus padres.
A los niños y a los adolescentes, igual que a los adultos, hacer deporte al aire libre y hacer un poco de deporte en familia y/o en grupo les ayuda a descansar y volver a su día a día con más fuerza y ánimo.

8. Hacer deporte en equipo puede ser un canal más para mejorar la autoestima de niños y adolescentes que por su cuerpo pueden tener problemas de integración, por sentirse demasiado altos o bajos, o gordos o delgados.
Son sensaciones que pueden llevarse mejor cuando se sienten ágiles y con capacidad para controlar su cuerpo y cuando se sienten seguro e integrados en la práctica de un deporte, de forma normalizada.

9. La sensación de bienestar inmediato que produce el ejercicio físico se debe a la liberación de las endorfinas, las hormonas encargadas de facilitar y generar sensación de bienestar y vitalidad que ayuda a enfrentarse a los problemas con mayor energía. Esta sensación responde a una explicación bioquímica que ocurre cada vez que el cuerpo realiza ejercicio físico.

10. El ocio deportivo previene el exceso de tiempo dedicado a alternativas lúdicas sedentarias y pasivas. Son muchas las alternativas de ocio fáciles y cómodas que no suponen ningún tipo de actividad física, ni motivación, ni estimulación para los niños y que realizadas de forma exclusiva, y sin alternar con otras actividades, pueden facilitar el desencadenamiento de problemas de salud.
Para no caer en la tentación de una sedentaria lo mejor es planificar de antemano, organizar con un poco de tiempo e impedir así que la pereza lleve a la alternativa más cómoda y a menudo muy poco saludable.
sic Fuente: Al salir del cole - 

___________

mariposa15  Cambios hormonales y la práctica del deporte en la adolescencia

Al practicar ejercicios físicos se desatan una serie de cambios hormonales, metabólicos, neurológicos que resultan beneficiosas al organismo. En esas circunstancias, la perfusión de los pulmones se hace más intensa y se facilita el paso de oxígeno de los alvéolos a los capilares pulmonares, mejorando la función respiratoria, el rendimiento cardiovascular, y hasta el estado de ánimo.
Si esta actividad se realiza cuando el cuerpo aún está en pleno desarrollo como ocurre en la adolescencia y juventud, se potencian las capacidades de órganos y músculos, entrenándolos para soportar cargas mayores en la adultez.
La práctica sistemática de un deporte promueve el metabolismo de los triglicéridos, reduce la tensión sistólica y diastólica, previene la hipertensión, el sedentarismo y la obesidad, aligerando así la carga que nuestros huesos deben soportar.
Quizás parezca increíble, pero los ejercicios también activan el tránsito intestinal y disminuyen el tiempo de contacto entre la mucosa del cólon y ciertas sustancias cancerígenas que es preferible evadir.

El deporte previene la depresión
Además, hacer ejercicios espolea la autoestima, previene la depresión y mejora el estado de ánimo. Esta actividad puede ser practicada en solitario, pero suele disfrutarse mucho más cuando se realiza en grupo, con las energías del compartir el éxito y la fuerza de perseverancia.
El gasto energético que representa una tanda de aerobios, por ejemplo, es un entrenamiento saludable a favor de una mejor calidad de vida, aunque ello depende de la constancia y el tesón y el empeño.
sic Adaptación de la Fuente: Guía Juvenil

___________

mariposa15 El Deporte y los Juegos en la vida de todos los niños, niñas y adolescentes.

El deporte y los juegos representan un papel fundamental en la vida de todos los niños, niñas y adolescentes. Tienen el potencial de influir positivamente en su desarrollo físico, emocional, intelectual y social, y aparecen reconocidos en la Convención sobre los Derechos del Niño.
El artículo 31 de la Convención establece “el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad”. Estos derechos también están presentes en nuestras leyes nacionales, siendo el Estado el principal actor responsable de garantizar su cumplimiento.

El deporte –desde el juego y la actividad física hasta el deporte organizado y competitivo– es una herramienta poderosa para avanzar hacia el cumplimiento de los derechos del niño. UNICEF aprovecha el potencial del deporte y la recreación dentro de sus programas en diversos países, con el fin de promover el acceso de los niños y niñas a campos deportivos y contribuir al cumplimiento de este derecho. El deporte además promueve que los chicos aprendan a pensar críticamente y a emplear su criterio para solucionar problemas. Esas actividades incentivan el sentido de la amistad, la solidaridad y el juego limpio. También estimulan el compromiso, la auto superación y el respeto por los demás, fortalecen la confianza, propician el liderazgo y desarrollan habilidades de afrontamiento y la capacidad de trabajar en equipo. No menos importante, el deporte, la recreación y el juego enseñan a los niños y niñas a hacer frente a las dificultades, y los preparan para asumir papeles de liderazgo y convertirse en individuos responsables y útiles a su comunidad. Por todas estas razones el deporte puede funcionar como una herramienta de inclusión social. Es por esto que, dentro del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, se creó la Subsecretaría de Responsabilidad Social que cuenta con una coordinación específica sobre deportes. Esta secretaría, ha desarrollado varias iniciativas que promueven la inclusión social, la no discriminación y la resolución pacífica de conflictos, algunas de ellas con el apoyo de UNICEF.

Pero el deporte, además de ser un derecho, es una gran oportunidad para que desde distintas instituciones (tanto públicas como privadas) se avance en promover otros derechos y generar mecanismos de detección de vulneraciones, se difundan mensajes de interés social, y, hasta incluso, se generen recursos económicos para apoyar programas de inversión social. Los ejemplos son muchos. Una de las iniciativas que mejor interpretan esta fusión entre deporte, derechos y movilización de recursos es el Fútbol Comunitario para la Participación (FUCoPA), que se llevó adelante en 2012 y 2013 en municipios de Formosa, Chaco, Misiones y Corrientes con el apoyo de los gobiernos provinciales y municipales, UNICEF, Estudios y Proyectos y Fundación Arcor que a su vez aporta recursos financieros. A través de esta alianza público-privada, FUCoPA buscó fortalecer las habilidades de los chicos para la construcción de una vida sin violencia, que asegure su desarrollo y promueva la participación, la resolución pacífica de conflictos y la equidad de género. FUCoPA, a través de su metodología innovadora, propone una manera distinta de jugar al fútbol, con reglas consensuadas por los jugadores. Desde que comenzó el proyecto, los encuentros FUCoPA en los municipios permitieron detectar distintas vulneraciones de derechos como chicos que no tenían documentos de identidad, que habían abandonado la escuela o que eran víctimas de maltrato, violencia o trabajo infantil.

Este año, nuevas provincias han solicitado incorporar FUCoPA dentro de las políticas públicas reconociendo el atractivo convocante de la herramienta y su capacidad tanto para detectar vulneraciones de derechos como para abordar problemáticas complejas.
A lo antes dicho, también corresponde agregar el gran número de iniciativas y oportunidades que ofrece el deporte. Distintas manifestaciones deportivas, como partidos, competiciones y torneos nacionales e internacionales, y la pasión y magnetismo que provocan a través de sus deportistas y sus ídolos, son otros espacios valiosos para captar el entusiasmo de un gran público y orientarlo hacia temas sociales. Si se unen fuerzas, entre las asociaciones deportivas y clubes, deportistas, medios de comunicación y periodistas deportivos, con organizaciones sociales, actores gubernamentales y el sector privado, tendremos un vasto campo de acción para trabajar distintas problemáticas relacionadas con los niños y niñas. Lograr prácticas deportivas al alcance de cada niño, orientadas por adultos capacitados y en espacios adecuados, es un anhelo que sólo se podrá alcanzar trabajando en conjunto, entre todos.
sic Fuente: Empresas X Infancia – Newsletter mayo 2014