Educación

Esta sección contiene:
Educar en un mundo cambiante - Debate sobre Educación en Doha, 2013
Pilares de la Educación: Aprender a Aprender, a Hacer, a Ser, a Convivir, a Trascender.
El Informe Pistas, 2014
Para un debate constructivo:
Dos videos  “Educación en el Siglo XXI” – “Pedagogía de la Esperanza” Paulo Freire.
Y un libro “La educación de los que influyen”.

 Aportes profesionales reseñados en la presentación del Foro Permanente: Niñez, Adolescencia y Sustentabilidad, el 22 de octubre pasado, desde aquí.

Introducción
El modelo educativo “está cada vez en tela de juicio por el efecto de la aceleración del cambio social combinado con las crisis y conmociones históricas imprevistas. Al tiempo que revisamos nuestro ideario de progreso y nuestros modelos de desarrollo social, debemos también realizar un análisis crítico de nuestros paradigmas educativos”. “El ideario que predomina en materia de educación en el mundo actual se basa mayormente en los conceptos que elaboró la sociedad industrial del siglo XIX. En realidad, el modelo industrial de enseñanza masiva procesa a los alumnos en grupos de edades, en instalaciones separadas, mediante la transmisión de conocimientos parcelados y el uso de métodos normalizados de aprendizaje, evaluación y certificación.sic Fuente: UNESCO, El futuro de la educación

Hemos incluido, esta reciente iniciativa mundial lanzada desde el Vaticano -acceso a la sección destacada, desde la imagen-.

 

El Informe “Pistas para mejorar” contiene pautas y señales para generar una reflexión en la sociedad civil y suministrar una herramienta que permita responder con más datos la pregunta que muchos nos formulamos: ¿qué debe hacer la Argentina para mejorar su educación?
Un riguroso trabajo del investigador Alejandro Ganimian.
Nota completa “La educación ausente” de Hacer Comunidad el documento online, desde la imagen. Julio 2014.

6 problemas actuales

6 problemas actuales


Video online
:
1 de cada 2 jóvenes termina el colegio secundario en América Latina. En los medios más pobres, 1 cada 3. “Con menos de 12 años de escolaridad se está condenado a ser pobre”, CEPAL.

La educación no puede esperar. Es clave en el desarrollo de las familias y del país. La educación no puede ser tecnocrática, debe ser una educación en valores.

_____________________________

Educar en un mundo cambiante” Aprender a convivir, eje del debate sobre educación UNESCO-WISE en Doha - 01.11.2013

En su llamamiento por un cambio de paradigma del desarrollo, la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, afirmó en Doha (Qatar) que “tenemos que repensar los fundamentos de la educación para los nuevos tiempos, reforzar los derechos humanos, profundizar en el respeto y el entendimiento mutuo, para poder responder a un mundo cambiante”. Bokova participaba en la sesión de apertura la mesa redonda coorganizada por la UNESCO el 31 de octubre en la Cumbre Mundial de Innovación para la Educación (WISE). Bajo el título “Educar en un mundo cambiante”, los miembros de la mesa tomaron los cuatro pilares del aprendizaje establecidos en el informe Delors publicado en 1996 por la UNESCO (aprender a ser, aprender a saber, aprender a hacer y aprender a convivir) como el punto de partida de un debate sobre qué visión debería guiar la educación en el futuro. “Todas las sociedades afronta presiones acuciantes, desde problemas económicos al aumento de las desigualdades, del aumento de la diversidad al de los extremismos. Hacer frente a estos desafíos exige tener una visión clara del nuevo tipo de sociedad en el que queremos vivir y la educación que necesitamos para construir dicha sociedad. Las políticas educativas son políticas a largo plazo, tenemos que ser visionarios”.

Aun así, frente a los rápidos cambios que vivimos, ¿está la educación respondiendo de manera adecuada? “Vivimos en un mundo educativo que nos es muy diferente al de hace 30 o 40 años a pesar de que la sociedad ha cambiado profundamente”, dijo el profesor Cheng Kai Ming, catedrático en Educación de la Universidad de Hong Kong. “La educación fue concebida para reducir las disparidades y sin embargo ahora está creando disparidades”. Se escogió el principio “aprender a convivir” como el principio fundamental que debería vertebrar la educación en una sociedad que nunca antes había estado tan integradas y a la vez sido tan vulnerable como lo es ahora. “Los cuatro pilares tienen que convertirse en valores que sean integrados en la educación; justicia social, derechos humanos, solidaridad e igualdad de género. Tenemos que protegernos los unos a los otros y juntos proteger el medio ambiente, estos son los valores que tiene que guiar el cambio”, señaló Angie Motshekga, ministra de Educación Básica de Sudáfrica. Motshekga dijo que el Presidente sudafricano ha hecho un llamamiento para que la educación sea también una cuestión social, preparando así a la nación para movilizarse en torno a una visión común. Además, Motshekga insistió en que hay que escuchar las voces y las aspiraciones de los niños, construir a partir de lo que ya existe y usar la cultura como pilar para para confrontar un mundo en cambio constante. Los imperativos de calidad y equidad estuvieron presentes en el debate. Francisco Claro, del Centro de Políticas Públicas de la Universidad Católica de Chile, dijo: “La educación tiene que ver con el encanto, se trata de despertar el talento y la pasión. El abandono escolar nos muestra algo sobre nuestros sistemas educativos: los profesores no están siendo preparados para llevar a cabo su tarea. Tenemos que ayudar a esta futura generación de profesores a prepararse para la enorme tarea que van a desempeñar porque esta es la profesión más importante en una sociedad.” Entonces, ¿cómo será la nueva generación de docentes? “Aprender estará en el centro de la educación una vez que los estudiantes sean más autónomos y activos, este es el examen a pasar para una sociedad del aprendizaje”, explicó el profesor Kai Ming, quien centró la atención en las reformas en los países de Asia oriental que tienen por objetivo “comprimir el aprendizaje formal para dar espacio a las experiencias, a aprender a convivir”. Allan Goodman, Presidente y consejero delegado del Instituto Internacional de Educación (EEUU) subrayó que este pilar fundamental debería ser un principio general de la educación: “las escuelas tienen que ser más internacionales y abiertas al exterior”, dijo. Para concluir el debate, el Subdirector General de Educación de la UNESCO, Qian Tang, afirmó que “la educación es un bien público, un derecho humano fundamental y un pilar para toda agenda de desarrollo. Es responsabilidad de toda la sociedad”. En relación al objetivo general de que el aprendizaje para todos a lo largo de la vida sea equitativo y de calidad, Tango hizo hincapié en la necesidad de que la educación sea humanística, universal y relevante, y reafirmó el compromiso de la UNESCO para liderar el debate sobre el significado de la educación para el presente y el futuro.  sic Fuente: UNESCO 

tapaLelors

Los Pilares del Aprendizaje El informe de la Comisión Delors sobre la Educación para el siglo XXI, titulado La educación encierra un tesoro (1996), se basó en un concepto de cuatro pilares: aprender a conocer, a hacer, a ser y a convivir. Al igual que el Informe Faure, titulado Aprender a ser (1972), el Informe Delors ha obtenido un amplio reconocimiento como referencia fundamental para el análisis en materia de educación, propuso una visión holística e integrada de la educación, teniendo en cuenta los cambios sociales acontecidos en el último cuarto del siglo XX.

Los Cinco Pilares de la EducaciónAprender a Comprender combinando una cultura general lo suficientemente amplia con la posibilidad de profundizar los conocimientos en ciertas materias, para dominar las herramientas del conocimiento que permitan vivir dignamente y lograr un aporte propio a la sociedad; lo que supone, además, aprender a aprender para poder aprovechar las posibilidades que ofrece la educación a lo largo de la vida. Este pilar hace énfasis en los métodos que se deben utilizar para conocer y asegura que todas las personas deben disfrutar el conocer, el comprender y el descubrir. • Aprender a Hacer a fin de adquirir no sólo una cualificación personal (en el sentido de habilidades) sino competencias que, en el marco de distintas experiencias sociales o de trabajo, capaciten a la persona para hacer frente a gran número de situaciones y a trabajar en equipo, tomar decisiones y crear sinergias, donde lo importante es el grado de creatividad que cada uno es capaz de aportar. • Aprender a Ser para que florezca mejor la propia personalidad y se esté en condiciones de obrar con creciente capacidad de autonomía, de juicio y de responsabilidad personal. Para ello no se debe menospreciar en la educación ninguna de las posibilidades de cada individuo: memoria, razonamiento, sentido estético, capacidades físicas, aptitud para comunicar, etc. • Aprender a Convivir con el medio ambiente y con los demás integrantes de nuestra sociedad, trabajando en proyectos comunes y desarrollando el auto-conocimiento que sirva de origen para el descubrimiento y la comprensión del otro y para la percepción de las formas de interdependencia –realizando proyectos comunes y preparándose para tratar los conflictos- que devienen en la empatía, respetando los valores de pluralismo, comprensión mutua y paz. Aprender a Trascender proponiendo las condiciones que permitan proyectar el devenir de los integrantes de la Escuela Tomás Alva Edison más allá de las fronteras físicas o temporales; mediante la adquisición, desarrollo y fomento de hábitos que procuren el bien común en un marco ético de equidad y justicia. sic Fuente: TAE.EDU.MX

Dos videos para abrir un debate …

[youtubegallery] https://www.youtube.com/watch?v=pRoQA3yld3E https://www.youtube.com/watch?v=GjKWoP6uV2o [/youtubegallery]

Estudiar en la ArgentinaCoeficiente intelectual, excelencia académica, inteligencia emocional, inteligencia social. Ahora es el turno de los valores. 

tapa_educacion

“¿Qué relación existe entre la educación y los logros profesionales? ¿Qué relación existe entre la educación y el reconocimiento público? ¿Qué grado de correlación hay entre la educación y el éxito? Por supuesto que quedar fuera del sistema educativo es un problema y que vale la pena estudiar. Por supuestos que sabemos que esta Argentina se hizo grande con el sueño americano-latinoamericano- de millones de inmigrantes y la quimera de “m´hijo el dotor”. Pero …”

La Educación de los que influyen de Luciana Vázquez es un libro de casos, que sumamos en marco de la realidad objetiva que nos interesa asociar al sentido común - Introducción en pdf

¿Cómo fue la educación formal de los que influyen y mandan? Primero fueron determinantes el coeficiente intelectual y la excelencia académica. Después, la inteligencia emocional y, más tarde, la inteligencia social. Ahora es el turno de los valores. De las tantas tendencias, ¿qué educación eligen los que influyen? ¿Los abanderados de hoy serán los líderes del futuro? ¿Los malos alumnos serán geniales protagonistas con su creatividad?

¿Vale la pena estudiar? Parece impertinente la pregunta. Irrespetuosa. Por el alto nivel de cinismo y de hipocresía de una mayoría y por el convencimiento real de una minoría, la gente dice que “sí”. ¡Cómo que no vale la pena estudiar!

Está bien, no se discute: a todo el mundo le interesa la educación pero, concretamente, ¿cómo se traduce en los hechos lo que verbalmente se dice? ¿Qué educación eligen los padres para sus hijos? ¿Qué especulaciones, razonamientos, cuentas y expectativas despliegan a la hora de elegir la escuela para sus hijos? ¿Qué peso tiene la educación cuando piensan en la crianza y formación de sus hijos?

El niño nace y no bien le eligen y ponen el nombre ya están pensando también en el nombre del jardín al que lo van a mandar. Si ya tienen elegido el jardín, es probable que ya hayan pensado también en el tipo de escuela primaria al que va a ir. Y si ésta ya fue elegida, el secundario ya está decidido, ¿no? Por el secundario han optado pensando en su ida a la universidad.

¡Claro que vale la pena estudiar! De lo contrario, todo sería trágico. Pero “¿qué relación existe entre la educación y los logros profesionales? ¿Qué relación existe entre la educación y el reconocimiento público? ¿Qué grado de correlación hay entre la educación y el éxito?”. Estas son las preguntas iniciales con que la periodista Luciana Vázquez plantea su libro “La educación de los que influyen. ¿Vale la pena estudiar en la Argentina?”, de editorial Sudamericana, cuyo éxito de ventas evidencia, de algún modo, el interés que aún se manifiesta por la cuestión educativa en el país, al menos por parte de los padres.

Luciana acotó aún más las preguntas para investigar su duda inicial: “¿Cuántos de los argentinos que se consagraron en sus respectivas disciplinas encuentran en la educación la base de su éxito? ¿Será cierto que el futuro de nuestros hijos será uno o el contrario según la educación que les demos y según cómo les vaya en el colegio y la universidad?”.

Para ello entrevistó a decenas de referentes de la vida argentina actual (política, negocios, finanzas, arte, ciencias, mundo intelectual), que van desde Maitena a Tomás Abraham (filósofo) pasando por otros como Juan Bruchou (presidente del Citibank Argentina), Martín Caparrós (periodista y escritor), Gabriel Cavallo (camarista), Pablo Devoto (presidente y gerente general de Nestlé Argentina SA), Tamara Di Tella (empresaria), Conrado Estol (neurólogo), Alan Faena (empresario), Jorge Fontevecchia (periodista y empresario editorial), Justo Laguna (obispo), Cris Morena (empresaria) y Alfonso Prat Gay (economista), entre otros.

En el recorrido, Luciana se enteró de que Beatriz Sarlo fue una alumna disciplinada y previsible en la primaria y secundaria pero recontramala en la universidad, Adrián Suar no terminó el secundario, Alan Faena pasó 15 minutos por la universidad, Alfredo Coto llegó hasta segundo año del comercial de Vicente López, Carlos Avila pasó por cuatro colegios y abandonó el secundario, Gregorio Klimovsky fue un chico curioso pero despelotadísimo y desatento, Magdalena Ruiz Guiñazú siempre estuvo bien lejos de la bandera de ceremonias y Maitena… qué no decir de Maitena… no hubo colegio que no la echara. Su padre, que fue ministro de Educación, llegó a estar convencido de que su hija era el peor de los desastres.

Pero, por otro lado, Luciana encontró a quienes pusieron la educación en un pedestal y les fue más que bien. Ejemplos: los Techint, Alfonso Prat Gay, Martín Redrado, Adrián Paenza, el productor de televisión Diego Gvirtz, Tamara Di Tella…

Absolutamente a todos empezó preguntándoles: “A la hora de repasar el camino que lo trajo a este lugar de logros y reconocimiento, ¿por dónde empezaría a contar su historia?”. Consulta suficientemente abierta como para que el entrevistado hallara ese momento en el hogar, la madre, el padre, los abuelos, un amigo, una maestra en particular, un profesor influyente, un viaje, una novia… una película, una enfermedad… algo. “Quería constatar cuánto habían pesado sus estudios en la percepción que tenían sobre su propia historia”, piensa Luciana y le contesta a “Río Negro”.

¿Qué te quedó en limpio, finalmente, de este impresionante trabajo? Que la educación no te salva siempre ni te condena siempre: te enriquece. ¿Qué te parece que busca la gente a la hora de elegir el colegio para sus hijos? Tres cuestiones, fundamentalmente: que adquieran conocimientos, que incorporen valores y que construyan una red de contactos.

¿Una red de contactos? Por eso de que “nunca se sabe”… Esto es lo que forma el capital social. El 70% de la gente está convencido de que se consigue trabajo gracias a nuestros conocidos.

¿Ves en esta elección del colegio que los padres buscan “iguales” o “pares” de sus hijos teniendo en cuenta la clase social? Sí, eso es fuerte. Es la segmentación. Se busca cada vez más una educación menos democrática.

Maitena pudo haber sido un mamarracho pero su talento es único, Lanata pudo no haber pisado nunca una facultad pero su creatividad parece ilimitada… Ellos dos, justamente, no son ejemplos para responder si vale la pena estudiar.

Creo que ni Maitena misma sabía de su propia capacidad. Hay dos categorías abarcativas de los casos que estudié. Una “zigzagueante” (con Maitena, Lanata, Pergolini y Tinelli, entre otros), que se inventaron a sí mismos en esferas laborales en que la creatividad y los saberes blandos son los dos ejes de su actuación. Por otro lado está la categoría de “los lineales”, cuyo éxito es el resultado de una planificación perfecta, donde todo está “alineado”, “focalizado”, “claro en los objetivos”… no hay desvaríos ni se los permiten. La educación, en estos casos, es la llave para el futuro y, en muchos casos, “la única llave”.

¿Hay algún caso que sea un mix de zigzagueante y lineal? ¿Cuál te impactó más? Sin dudarlo, el de Afo Verde, quien hoy es presidente de la discográfica Sony-BMG Sur. Cuando era chico, Afo quería ser corredor de autos. Por lo tanto sus padres, con muchísimo sacrificio, lo mandaron a cursar el secundario en la Escuela Técnica Henry Ford que la empresa Ford Motors Argentina tiene en su planta de Pacheco. En ese momento pretendían ingresar más de 300 chicos y sólo accedían unos 30; Afo fue uno de los afortunados. Todas las mañanas tenían Motor I, Motor II, rulemanes, matemática, física y más. A la tarde, algo de literatura e historia. En general, de esos 30 que ingresaban, sólo unos 14 ó 15 egresaban. En la promoción de Afo lograron obtener el título 29 chicos. Sin dudas, tuvo la fortuna de cursar con chicos creativos, estudiosos, constantes y desafiantes. En los tiempos libres pocos, por cierto aprendió a tocar la guitarra con la Cantarock. Después le gustó componer, pero por hobby nomás. En los ’80 fue el cerebro de La Zimbabwe Reggae Band. Supo instalar ese ritmo en un tiempo en que pocos sabían cómo se pronunciaba correctamente “reggae”. Después dejó los conciertos y se puso frente a una consola y empezó a producir. En los ’90, la discográfica líder BMG lo captó como ejecutivo. No tenía ni idea de cómo se armaba un “business plan”, pero su olfato lo orientaba seguro, siempre, al éxito. Prueba de ello lo dieron Vicentico, Soda Stereo, Diego Torres, Los Auténticos Decadentes, Fabiana Cantilo, Divididos, Serrat, Xuxa, Las Bandana…

¿Cómo es que le sucedía este éxito? Cuando la BMG lo manda a Harvard a cursar un seminario con los popes de la industria para compartir las claves y los secretos para lograr un éxito, Afo escuchó que había que hacer lo que él había aprendido en la Henry Ford de Pacheco. “Hay que rodearse de individuos muy diferentes a uno, no iguales; de distintos orígenes económicos y sociales, creativos y competitivos, que sean capaces de hacernos sacar lo mejor que nosotros tenemos y que nos diferencia del resto”, le decían. “Es lo que yo aprendí en mi adolescencia”, repetía Afo para sí mismo. Y pensar que sus padres decían “para qué lo mandamos a la Henry Ford” cuando lo escuchaban en La Zimbabwe… “Son los caminos de la vida”, diría Vicentico… Son los caminos de la educación, diría yo.

Y Luciana completa el razonamiento tal cual lo plantea en su libro, tan indispensable para los padres en estos tiempos. “La vida es más diversa y misteriosa; es inútil reducirla a los indicios que dan los boletines”. “Los protagonistas de los casos que cuento encontraron el nudo de su historia en el hogar. Es éste el que inclina, finalmente, con sus valores enseñados y aprendidos, la balanza de la educación obtenida”. “La educación formal es un paso obligatorio que puede ser definitivo. O no”. “Vale la pena mandar a nuestros hijos a los mejores colegios. Pero ¿existen los mejores colegios? ¿Los mejores según qué? ¿Qué hace mejor que otro a un colegio?”. “No hay nada mejor para los chicos que el que su padre disfrute con ellos, al máximo posible, los veinte años que pasarán por las aulas sin transferirles, en lo posible, nuestras cargas y frustraciones”. Y, para el final, Luciana reflexiona genialmente sobre una obviedad más que olvidada: “Recuperemos el presente; después, el tiempo dirá”. Y si no, preguntémosles a los papás de Afo, ahora.

HORACIO LARA hlara@rionegro.com.ar